El Vacío [Día 8]

Vacío = Falta, carencia o ausencia de alguna cosa o persona que se echa de menos. (Según la R.A.E.)

Luego de un tiempo vuelvo a mis escritos, exactamente un año para ser preciso.

Esas palabras que uno recibe del corazón, desde el cerebro y desde el alma son las que duelen en lo más profundo de tu ser. Hay unas palabras que jamás olvidaré que fueron escritas por aquello que algún día amaste sin condición.

“No sé cómo esperas que me sienta al saber que para ti no soy suficiente o no te lleno. Honestamente no me puedo permitir ser segunda opción. Si algo de respeto me queda con respecto a mí persona”

Esta aventura que ha sido una aventura elocuente fue la cual me llevó a entender muchos aspectos de la vida. Dirán, ¿pero que vos has dicho para que recibas esas palabras tan directas? -Pues simplemente hice lo que una persona hace y dice cuando decide amarse a sí mismo. Pero ustedes dirán; “Algo hiciste” -Están en lo correcto, sí hice.

Son las palabras que me han dolido más en esta vida hasta el presente. Pues, cada mañana me despertaba con esa persona en mente, en otras palabras, era mi primera opción cada día… y nada más saber que era lo más probable la primera voz que escuchaba en cada amanecer cuando me despertaba. Cada vez que pedía una mano de ayuda, allí estaba yo. Cada vez que no tenía comunicación, ahí estaba yo. Cada vez que no tenía como llegar, ahí estaba yo. Cada vez que tenía hambre y no lo decía, ahí estaba yo. Cuando su padre le dejó abandonada, ahí estaba yo recogiendo cada lágrima, cada sentimiento, y dando ese abrazo con miedo, me daba miedo darle ese abrazo porque simplemente respetaba a una dama que ante mis ojos era como una rosa, y esa rosa no debía ser tocada, pero le daba el abrazo, porque era mi alma que llamaba a la suya.

Y aunque mi amor era un amor platónico, jamás me atreví a tocar la armadura de su alma, llamada cuerpo. Le veía con un amor puro que nada ni nadie entenderá. Conocía cada paso, cada acción, cada pensamiento, cada mirada…. y no porque fuese una persona psicópata, sino porque para entender tu amor, tienes que estudiar de lo que te has enamorado. Y gracias a cada imperfección que encontraba, cada día me enamoraba más de dicha imperfección. Pero, en mi mente sabía que sólo tenía una amistad, mi alma no lo entendía. Pues, dichos momentos en el que necesitaba una amiga, jamás estaba presente ese amor platónico. Y yo como persona sabía que como amor platónico jamás sucedería, pero me sorprendió en el que me haya dejado en momentos que necesitaba una mano amiga y una ayuda como persona para enfrentar momentos de la vida que duelen hasta lo más profundo de tu ser o en esos momentos de celebración, cómo por ejemplo tu cumpleaños. Todavía recuerdo el primero, un dibujo que me costó trasnochadas de meses y un poco de dinero que no poseía. En el segundo hice lo que ninguna persona haría, llevarle imágenes del amor de su vida quién está a distancia, pero lo más que duele, es que fuese idea mía dichas imágenes, sólo por verle sonreír me hacía mi día feliz, incluso si yo no fuese la razón de su felicidad.

Pues, en esos meses su padre le abandona, y allí estoy, como fiel amistad, en una noche de bebidas, el llanto salió como si nada y todo el mundo le miró y nadie se atrevía a preguntarle, yo sin más razón, le di el abrazo sin preguntar porque sabía la razón de su llanto.

Para mí sorpresa, mi padre que llevaba buscando de años, es asesinado. Mi mundo se viene abajo, grito aviva voz mi dolor. En ese momento a ella le esperaba, pero en ninguna vía del camino le vi aparecer. Sólo había una cosa que le salía por su boca; música. Ignoro completamente dicha ausencia.

Mi mejor amigo, un amigo del alma se suicida, nuevamente mi mundo se vino abajo. Grito sobre dicho dolor, y nuevamente su ausencia está presente.

Ya mí alma no aguantaba más, decido hacer lo que debía hacer hace mucho, terminar la amistad. En el cuál en una llamada telefónica le imploro que es momento que caminemos por nuestro rumbo, y en su conversación me reta a que diga lo que tengo que decir, muero en llanto como la vez que perdí a mi padre, no me queda de otras que acobardarme y terminar la conversación. Sus palabras me hicieron sentir como la peor persona, y sólo intento una cosa, una manera de escape, el suicidio se convierte en mi mejor aliado. Pues ya mi depresión iba empeorando. Nadie estaba allí para ayudarme en mis pérdidas.

Basta con decir que mis intentos fueron fallidos. Y sigo la amistad con la persona que más amaba, pero que tanto dolor me causaba porque en ninguna de las áreas estaba. Siempre me alejaba esperando a que me buscase, no para que me respetase mi espacio. Siempre quise una amiga que estuviese conmigo en los momentos más difíciles de mi vida, y esa era la amistad que buscaba. Hoy pude entender que eso no existe. Que nadie te salva y nadie te salvará. Salvé a esa amiga, a ese amor platónico de tantas, y es por eso que su fortaleza es mejor que la mía, le di amor y ayuda en esos momentos difíciles que nadie estaba como persona y por eso es más fuerte que yo como persona.

Pero ella no pudo entender nada de esto, y se cegó por el simple hecho de que un día decidí dejarla tomar su camino sola, y que yo decidía amarme a mí como persona y buscar a esa amiga que tanto anhelo. Pero su egoísmo es tan grande que su defensa fue; “No me puedo permitir ser segunda opción.”

Pues su ego y su orgullo, yo les había asesinado en ese instante. Pero ella fue desilusionando cada parte de mí con su ausencia. Le decidí regalar mi ausencia, y aunque pueda decir que me dio lo más puro de ella, su amistad. Si esa amistad es lo más puro que me dio, no sé entonces cuál sea su significado de amistad. Puesto a que sus palabras fueron esas, que mi concepto de amistad era erróneo, pues supongo que dándole una acción reciproca a sus acciones, me hacen ser la persona más mala del universo. Irónico, ¿no?

Como ser humano me duele cada día su ausencia física, pero más me duele el saber que su alma contestaba cada llamada que la mía le daba. Su mente y su pecado humano, le hacían a ella pensar humanamente que nada entre nosotros iba a ocurrir absolutamente nada.

Y aunque siempre respete… mi reputación hoy día es una leyenda.

Me hubiese gustado que hubieses sido mi segunda opción, pues no hubiese sufrido acerca de nada de lo que vivimos y hubiese sido una persona respetada. Sayonará, My Friend.

[Día 8]

-Internet-Protocol 13

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s