El Narcisista: Confusión [Parte 4]

Como ya les he contado, todo esto fue sucediendo poco a poco. Cuando encuentro la noticia de mi padre, decidí nuevamente alejarme de todas las personas. Como ya les he comentado, me alejo porque es mi manera de sanar, NO porque quiera terminar con la amistad. Todos necesitamos espacio, especialmente cuando no estas recibiendo apoyo emocional y/o espiritual. No quería salir, trabajar para mí era algo pesado, pero tenía que hacerlo.

Ni siquiera sé hasta el sol de hoy, del como saque las fuerzas para ir a trabajar, seguir estudiando, y continuar trabajando en la música. Honestamente creo que era el alcohol a diario que me tomaba, el alcohol es responsable de tener esta falsa felicidad. El que bebe alcohol, literalmente escapa de sus problemas de esta manera. Y no, y no es porque no quiera enfrentar la realidad de la vida, es que a veces son tan fuertes los problemas, que llegan a tal extremo de uso, que estas personas se convierten en alcohólicos de por vida.

Yo era una persona alcohólica, porque bebía un trago a diario, y a veces más de tres. Ya cuando tú estás en el nivel de que te bebes uno o dos tragos estando solo como persona, bebiendo sin nadie a tu lado y sin ninguna razón, créeme, eres alcohólico y no lo sabes.

En todo esto, decidí por alguna razón tratar de correr de mis problemas, e inscribirme en una Universidad en Tennessee. Hice todo el proceso de admisión, y me admitieron con un poco de becado.

Era emocionante esto para mí, que, a pesar de tantas noticias malas, podía entrar en una Universidad fuera de mi isla.

Pero obviamente en mi seguía esa infelicidad.

Para cuando mi padre muere ese 30 de abril de 2015, comencé a buscar más información acerca de él. Las noticias y todo. Obviamente, la noticia se corrió por mi familia y amistades de mi familia. Una amiga de la familia, le comento a mi madre que vio a una hermana mía (por parte de padre) hablando en las noticias, y que nuevamente, era la misma cara mía.

Decidí ver el reportaje, y sí, ella era la misma cara mía. Esto para mí era muy fuerte emocionalmente. Demasiado fuerte. Ver que he estado 21 años con vida en esta tierra, y a quien solo me parezco es a un primo a cierta magnitud, y un poco a mi madre, pero ver que mi físico lo tenía otra gente. Era emocionante.

Decido enviarle un mensaje por Facebook a esta persona, que creo que es mi hermana.

Le envié un mensaje corto, para decirle que quería saber más de la muerte de Onofre. No le comenté que yo era pariente cercano de él.

Cuando comencé a hablarle le comenté de mi parentesco con él. Ella sabía de mi existencia, pero no sabía mi nombre ni donde vivía.

Te sugiero que leas el artículo anterior para que entiendas lo que viene ahora.

Resulta ser, que esta hermana mía que yo conocí a través de las noticias, trabajaba en el cine de la prima de mi amigo. Sí, esa misma persona que ella me quería presentar el mes pasado, marzo 2015, era mi hermana.

Que sí yo no me hubiese negado en conocer a esa extraña que se parecía a mí, yo hubiese tenido la oportunidad de conocer a mi padre en vida.

La vida me presento una oportunidad y yo por ser una persona tacaña a veces, dije que NO.

Esto para mí fue otro golpe, y me enfade más con Dios, la vida, por todo esto.

¿Por qué? ¿Por qué yo dije que no? ¿Por qué no podías poner a esa hermana de frente a mí en vez de hacerme la pregunta que si la quería conocer?

Todo eso fue lo que me llevo a alejarme. Mi vida era un dolor de cabeza. Vivía sin alma. No había nada que me motivara, ni siquiera la música.

Y todo lo que mis amigos hablaban era de eso, música, música, música, tener dinero y ser famosos. Ya yo había perdido, probablemente mi primer sueño de vida, conocer a mi padre. ¿Para qué quería seguir?

Mi amigo siempre vivía en una burbuja de fama que aún no existía y la narcisista, bueno, nadie valía. Solo los sueños y todo, y no importa a quien tengamos que sacrificar.

Cuando conocí a mi hermana en persona, me comenté todo y de cómo era mi padre. Que hacía y quien era, era amante del dibujo, lectura y música como yo. Y más que nada, era una persona que amaba la soledad y la tranquilidad, así como yo.

Descubrí que tenía como diez hermanos, yo siendo la persona número nueve. No era una persona que existía en la soledad para nada, como yo lo creía.

Cada vez que veía a mi narcisista, me daba felicidad, porque pues, trataba de encontrar ese abrazo, y yo pensaba que el de ella, era el que necesitaba (que jamás llego, pero pues, de eso les comento luego)

Todo ese año restante pase altas y bajas acerca de todo esto, y mi narcisista, bueno ahí, existiendo.

Nada cambiaba a mi alrededor, pero yo me iba consumiendo poco a poco por el drama que había sucedido de triangulación, la muerte de mi padre, el choque emocional, el nuevo estrés emocional de irme fuera de la isla a una nueva universidad, se iban acumulando.

Para el siguiente artículo les hablare del 2016, el último año que tuve con la narcisista.

Luego de que les comente acerca de la información que lleva a todo esto, les comenzaré a hablar de las señales más obvias que me llevaron a pensar que yo estaba con una narcisista. Les mostraré mensajes de textos, y situaciones, que al final del día, era manipulación pura, como un narcisista es capaz de llevarte al sentido de la locura, imaginación, dolor, y, sobre todo, poner a todas las personas que conoces en tu contra.

Att: Internet-Protocol 13

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s